Mi adorado Brooklyn…

Si teneis la suerte como yo de disfrutar de una estancia en Brooklyn, sin  limitaros a la típica visita de un día que injustamente le dedican la mayoría de turistas que aterrizan en Nueva York, sabréis de lo que hablo.

La primera vez que fui a Nueva York estuve investigando todas las zonas y barrios  para saber que era más adecuado para mí. Siempre tengo muy en cuenta ese aspecto ya que al viajar sola siempre pienso en los regresos a casa. Para realizar esa labor nada mejor que entretenerse en las páginas de airbnb destinadas a los vecindarios.

En cuanto empecé a rastrear Brooklyn, tuve muy claro que ese era uno de mis sitios. Así que una de las tres semanas que iba a pasar en Nueva York,  me alojé en Brooklyn. Aunque Brooklyn es enorme y tiene muchas zonas que no tienen nada que ver las unas con las otras. Hay algunas zonas que tuve la suerte de ver de casualidad de camino al aeropuerto en el Taxi, ya que este cojió un atajo y se adentro en un Brooklyn profundo que nada tenia que ver con lo que yo había visto. solo os diré que el Taxista, Antonio, era un dominicano muy grandote, y al pasar por uno de esos barrios activó los seguros del coche, y me dijo que jamás de la vida se le ocurriria parar ahi. Ese mismo día tambien pasé por la zona de Williamsburg donde viven todos los judíos Ortodoxos, y realmente es para alucinar como van vestidos, peinados, como viven, y las historias que me explicó Antonio. así que debo agradecerle que me hiciera una ruta de contrastes realmente interesante y gratis.

Volviendo a mi adorado Brooklyn, el barrio que escojí para mi estancia durante esa semana fue Brooklyn Heights. Y no me equivoqué!!

Pero eso lo vamos a dejar para otro post….

.

Brooklyn Heights Promenade

Brooklyn Bridge