El día que le pedí a Eduardo Ferreira de Bobbi Brown que viniera conmigo a París….

El día que le pedí a Eduardo Ferreira de Bobbi Brown que viniera conmigo a París...

Estoy pasando por una época realmente feliz, donde cada día hay cosas nuevas y divertidas en mi vida. Aunque en el mes de febrero las cosas han estado más revueltas de lo habitual ya que Mercurio ha estado retrógrado y eso comporta una serie de cosas extrañas y conflictos sobretodo en lo que son comunicaciones con los demás, transporte, etc…

En general, cómo lo que suelo atraer a mi vida son cosas positivas y me las apaño bastante bien para mantener alejadas de mí todo tipo de relaciones tóxicas ( lo mío me ha costado…) y gente que directamente no me interesa, no suelo tener interacciones negativas, pero siempre hay alguien dispuesto a, cuando mejor estás , arruinarte el día con un comentario fuera de lugar, o a veces incluso simplemente con su presencia. Este mes he tenido algunas de estas, pero bueno, tengo muy claro que ha sido por el tema de mercurio ( que por suerte ya ha terminado… ) así que simplemente trataré de ir con más cuidado.

Volviendo a temas divertidos… A principios de mes, un lunes al mediodía aproveché y me acerqué hasta el Corte Inglés de Diagonal en Barcelona porque quería cambiar la pila del reloj y porque me avisaron que la Moleskine de París que había encargado ya había llegado.

Al entrar me topé con el stand de Bobbi Brown. Siempre que puedo me paro ahí…. Me encantan todos sus productos, y el stand me da muy buen rollo.

Bobbi Brown

El día que le pedí a Eduardo Ferreira de Bobbi Brown que viniera conmigo a París…

La última vez que estuve ahí me habían enseñado una sombra de ojos en barra que me pareció supercómoda de aplicar y estaba inspeccionando a ver si encontraba el color que me habían recomendado, cuando delante de mí se plantó una de las sonrisas más grandes que he visto en mi vida, unas gafas de pasta enormes de lo más cool, un tupé que de mirarlo te transmitía fuerza y energía, y dueño de todo esto un hombre simpatiquísimo que me saludó con un hola larguísimo, fuerte, efusivo y totalmente “wellcoming”.

Eduardo Ferreira

Le dije lo que estaba mirando y me preguntó si quería que me explicara cómo se usaba mientras con su gesto me invitaba a pasar y a sentarme.

A partir de ahí, la experiencia fue brutal!!!

Ya había estado otras veces sentada ahí, pero no me había sentido nunca como si estuviera con un amigo haciéndonos confidencias mientras me explicaba truquillos para maquillarme. Para todas las personas a las que les apasiona el mundo del maquillaje y la moda, estar sentada delante de Eduardo Ferreira ( director artístico de Bobbi Brown para la zona de Europa, África, y Oriente medio ) es un verdadero honor, y para mí, que en ese momento no tenía ni idea de quien era, fue un verdadero placer.

Es una gozada cuando ves a alguien que disfruta tanto con su trabajo, que además es un verdadero artista, y lo más importante un gran comunicador.

Me iba explicando todo lo que iba haciendo, y claro yo veía a todas las otras chicas que estaban en el stand observando lo que estaba haciendo, y yo no sabía porque causaba tanta expectación. Hasta llegué a bromear con él preguntándole si era un becario al que estaban controlando!!!

Total, que sin darnos cuenta ninguno de los dos, mientras él hacía su trabajo yo le iba haciendo una entrevista, porque realmente tenía necesidad de saber sobre él y sobre su vida. Sabía que iba  a estar poco rato con él, así que quería empaparme de todo lo que pudiera (siempre trato de hacerlo con las personas positivas para aprender y sobretodo porque la felicidad de los demás me causa felicidad a mí también. Es como cuando ves una peli y te sumerges dentro…). Le pregunté por su trabajo, por las fantásticas pulseras que lleva , por si viaja mucho…. Nos pusimos a hablar de Nueva York, París y Londres. Me dio recomendaciones sobre Londres, quiso saber donde me alojaría en mi próximo viaje a París, enloqueció cuando le dije que había encontrado un apartamento en la Île de Saint Louis con vistas al Sena!!! Me dijo que era el mejor sitio!! Total que estaba tan a gusto y tan bien que no se me ocurrió otra cosa que decirle: VENTE!!! Y de verdad que se lo dije sinceramente. Ví tanta energía positiva en esa persona que hubiera estado encantada de compartir apartamento con él!!! Por no decir que luego, claro, cuando llegué a casa y ví quien era…. Anda que no me lo hubiera pasado bien con él por París!!!

En fin, que no os creáis que me dijo un “no” rotundo. Se lo pensó y me dijo: ¿ cuando vas?. Y yo: En semana santa. Y él: Oh, pues no voy a poder!!!

En fin, salí de ahí después de darle un enorme abrazo sincero y un par de besos, con dos productos más de Bobbi Brown. El me dijo “ Te quiero!!!” y yo le dije “I love you!!!”

Jajaj, se puede ser más divertido trabajando?

Moraleja: Tod@s deberíamos dar lo mejor de nosotros cuando estamos trabajando. Primero, por nosotros mismos. De esta forma salimos ganando lo mires por donde lo mires ( aunque sólo sea porque el tiempo pasa más rápido ).

Y en segundo lugar si tenemos un trabajo en el que tratamos con público ( cualquier tipo de venta, consultoría, atención al cliente, etc… ) hagamoslo con la mayor de nuestras sonrisas, o dediquémonos a otra cosa ( hay mucha gente muy bien preparada que seguro sabran valorar el puesto que ocupamos muchos de nosotros ).

Creéis que Eduardo Ferreira está donde está porque sí? Os puedo asegurar que después de verlo trabajar lo querría en mi empresa, y además le pagaría lo que me pidiera…

Mientras estábamos en nuestra animada charla, le hice una pregunta que me salió del alma:

-¿Eres feliz?.

¿Adivináis lo que me contestó?

P.D. Eduardo si algún día lees esto, ponte en contacto conmigo y nos vamos a París!!!

Comentarios

  1. dreamer dice

    Me encanta Bobbi Brown y me encanta Eduardo Ferreira. Y la caricatura me ha hecho reir. Tienes un blog realmente entretenido y muy variado…. me paso todas las semanas para leerlo. Enhorabuena!!!

    • dice

      Dreamer, muchas gracias!!! y sobretodo muchas gracias por comentar en el post, ya que no sé que les pasa a los seguidores del blog, que me suelen hacer los comentarios en privado…. Me han salido tímidos… Lo dicho gracias por leerme y ser una asídua.