Rutas por Brooklyn ( Segunda parte ). Williamsburg

Hoy el recorrido por Brooklyn nos lleva al paraiso “hipster “, el barrio de los modernos, quizás el barrio más cool de Brooklyn. Un lugar desde luego nada común que forma parte de mis “must see” sin lugar a dudas.

Si venís desde Manhattan podeis hacerlo en  metro con la  linea L hasta la parada de Bedford Ave en pleno corazón hipster de Williamsburg. pero otra alternativa mucho mejor es aprovechar ese día para coger el East River Ferry por 4 $, que os dejará justo donde ponen el Flea Market los domingos.Camino de Williamsburg en Ferry

Cuando estoy en Brooklyn salgo a primera hora desde DUMBO ( hay ferrys cada 30 minutos ).Este servicio de ferry se creó con la intención de reforzar el transporte entre ambos lados del río, pero como el trayecto vale la pena porqué es una manera original de recorrer la ciudad, cada vez es más utilizado por los turistas, que disfrutan haciendo fotos mientras pasan por debajo de los tres puentes ( Brooklyn, Manhattan y Williamsburg ). Si compras el pase diario por 12$ puedes embarcar y desembarcar tantas veces como quieras durante todo el día. Las paradas que hace te llevan a diferentes lugares para bajarte y explorar : Midtown de Manhattan ( en la 34th street ) Long Island city, Green Point, N Williamsburg, S Williamsbourg, DUMBO, y pier 11 ( cerca de Wall Street ).

Me hacía mucha ilusión llegar a Williamsburg por primera vez. Por fin estaba en el paraiso hipster, el barrio de los bohemios, que tiempo atrás era barrio de astilleros y almacenes portuarios, y con una historia de mafias que da para escribir unos cuantos libros y hacer varias películas. En la actualidad el antiguo barrio humilde y peligroso se ha transformado en una area acomodada, y la llegada masiva de artistas y bohemios borró la presencia de las mafias.

En Williamsburg hay muchas cosas que ver y que hacer, pero hoy vamos a ver un recorrido tranquilito de un domingo cualquiera de verano.

Al llegar al Flea Market, enseguida te das cuenta que necesitas más tiempo del que dispones para deleitarte con todo lo que te puedes encontrar en sus paradas. Tienes de todo : ropa y artículos vintage, productos artesanales, muebles, bisutería, postales antiguas, objetos extraños… Tambien hay puestos de comida, y refrescos. Cuando hayais decidido que ya habéis comprado bastante, os recomiendo qe os hagáis con una de esas limonadas y os acomodéis en el césped justo a la orilla del río y disfrutéis de la cercana visión del Midtown presidido por el imponente Empire State.

Despues, podéis disponeros  a callejear bajando por ejemplo por la N 6 street hasta llegar hasta Bedford ave  Tenéis  un monton de tiendecitas para entrar, y las propias calles son galerias de arte. Las paredes lucen grafittis espectaculares. En Bedford ave tenéis tambien un montón de espacios interesantes que ver y muchas librerías. Yo me vuelvo loca con las librerías de segunda mano y no me canso de encontrar piezas interesantes.

Mientras paseais podéis escoger algun lugar para cuando llegue la hora de hacer el brunch ( recordemos que es domingo….). Hay muchos sitios para elegir pero uno de mis favoritos es el Cubana Social, en el 70 de la N 6th street.  Tienen gran variedad de platos, y puedes comer bien  por unos 12$.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Despues para bajar el atracón podéis seguir callejeando para descubrir vuestros propios rincones, ya que hay muchos, o ir a tomaros un café en condiciones a un sitio muy curioso que me encanta. De una asociación entre una cafetería y un real state ha surgido el Sweetleaf Modern Spaces en el 135 de Kent Ave esquina con  N 6th street,  un perfecto matrimonio entre dos empresas que comparten un espacio muy cool en Williamsburg, donde ir a tomarte un expresso, mientras lees apoltronándote en alguno de sus sofas, o aprovechas para conectarte con los tuyos ya que tienen conexión Wi-Fi gratuita.

En este punto yo ya doy por terminada la ruta por Williamsburg y a media tarde voy a buscar el ferry de vuelta para terminar el dia en DUMBO. El local ideal para poner la guinda a este día tan especial, es el 68 JAY ST BAR, un pequeño bar al que acuden los lugareños. Aquí no veréis ningún turista ( bueno, alguno que se ha escapado como yo, si…. ), y mientras os tomáis una cerveza de Brooklyn, podéis escuchar un concierto en vivo de jazz, country, o cualquier grupo de gente de aquí.

Al terminar la cerveza, yo me vuelvo por el Brooklyn Promenade hacia mi casa en Brooklyn Heights, pero vosotros podeis volver a Manhattan en metro que lo teneis ahi mismo.

Espero que os hayais divertido….

Un destino, muchos viajes…..

Cada viaje a Nueva York ( o a cualquier destino ) que emprende alguien va a ser una aventura totalmente distinta, y cada uno va a diseñar, construir, inventar y vivir su propia realidad. En ocasiones será un viaje de sensaciones y sentimientos donde lo menos importante sea lo que se va a visitar, sinó lo que se siente cuando se está ahi, y como se vive. Lo que para alguien puede ser un recuerdo imborrable, para otra persona será un momento más de los que se han vivido mientras uno se dirigía hacia otros lugares. Montarse en el Subway de New York para algunas personas será simplemente utilizar un medio de transporte, y para otras personas entre las que me incluyo yo, es una atracción más, un entretenimiento más, un despliegue de culturas, razas y condiciones, un lugar donde siempre estar con los ojos abiertos para poder disfrutar de toda su esencia … En otras ocasiones será un viaje cultural porque Nueva York da para mucho, en otras ocasiones será un viaje de típicos y tópicos ( Times Square, Empire State, Estatua de la Libertad, Central Park, comer hot dogs y hamburguesas, cruzar el puente de Brooklyn…). En otras ocasiones será un viaje de abrir puertas a nuevas personas en tu vida, que permitan ampliar tus circulos y tus conocimientos, poder convivir con ellos, saber de verdad que es lo que siente un Neoyorkino, que diferencias tan abismales hay entre lo que te explica uno y otro en función de su status económico-social,….Tambien habrá quien realice este viaje en busca de oportunidades, o para dar un cambio radical al rumbo de su vida, etc…

En mi caso, fue una mezcla de todo y si solo tuviera la oportunidad de resumir mi viaje en una sola frase diría :” Ha sido una experiencia fantástica, enriquecedora y totalmente a la altura de las expectativas”.

Un apunte más, el viaje lo hice sola, y eso añadió más encanto a toda la experiencia. Sinceramente creo que todos deberíamos hacer por lo menos un viaje solos, y Nueva York es una ciudad ideal para ir solo.

Top of the Rock.

Rutas por Brooklyn ( Primera parte )

La semana que pasé en Brooklyn Heights, fue como vivir en un cuento. Por muchos este barrio está considerado como el Upper East Side de Manhattan, por su estilo y elegancia clásica. sus calles arboladas ( tree lined streets ), su tranquilidad, y sus casas impolutas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ubicación inmejorable por su paseo a lo largo del agua ( Promenade ), el Brooklyn Bridge Park ( para pasear, ir en bici,celebrar picnics… ), y por la cercanía con DUMBO ( Down Under the Manhattan Bridge Overpass ).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Despertarme cada día en medio de este escenario, caminar por Montague street hasta el Promenade para disfrutar del Skyline del Financial District, pasear hasta el puente sin abandonar el parque, adentrarme en DUMBO pasando por debajo del puente, y aparecer en la mini playita justo debajo entre los dos puentes, eran unos de los muchos placeres diarios de los que podía disfrutar.

Ice Cream in DUMBO

La mejor experiencia que he tenido comiendome un helado ha sido justo ahí, entre los puentes de Brooklyn y Manhattan mientras veia la puesta de sol.  os puedo asegurar que podría haber estado ahí, horas y horas y horas.  Y en ese momento sólo pasaba por mi cabeza una cosa, ese era mi sitio, yo pertenecía a ese lugar.

Mi adorado Brooklyn…

Si teneis la suerte como yo de disfrutar de una estancia en Brooklyn, sin  limitaros a la típica visita de un día que injustamente le dedican la mayoría de turistas que aterrizan en Nueva York, sabréis de lo que hablo.

La primera vez que fui a Nueva York estuve investigando todas las zonas y barrios  para saber que era más adecuado para mí. Siempre tengo muy en cuenta ese aspecto ya que al viajar sola siempre pienso en los regresos a casa. Para realizar esa labor nada mejor que entretenerse en las páginas de airbnb destinadas a los vecindarios.

En cuanto empecé a rastrear Brooklyn, tuve muy claro que ese era uno de mis sitios. Así que una de las tres semanas que iba a pasar en Nueva York,  me alojé en Brooklyn. Aunque Brooklyn es enorme y tiene muchas zonas que no tienen nada que ver las unas con las otras. Hay algunas zonas que tuve la suerte de ver de casualidad de camino al aeropuerto en el Taxi, ya que este cojió un atajo y se adentro en un Brooklyn profundo que nada tenia que ver con lo que yo había visto. solo os diré que el Taxista, Antonio, era un dominicano muy grandote, y al pasar por uno de esos barrios activó los seguros del coche, y me dijo que jamás de la vida se le ocurriria parar ahi. Ese mismo día tambien pasé por la zona de Williamsburg donde viven todos los judíos Ortodoxos, y realmente es para alucinar como van vestidos, peinados, como viven, y las historias que me explicó Antonio. así que debo agradecerle que me hiciera una ruta de contrastes realmente interesante y gratis.

Volviendo a mi adorado Brooklyn, el barrio que escojí para mi estancia durante esa semana fue Brooklyn Heights. Y no me equivoqué!!

Pero eso lo vamos a dejar para otro post….

.

Brooklyn Heights Promenade

Brooklyn Bridge

Recuerdos de Tribeca…

Las primeras semanas de mi regreso del viaje a Nueva York, seguía despertandome por las mañanas preguntandome donde estaba.

Echo de menos esa sensación de levantarme cada día pensando que estaba en el capítulo de una serie.

Descendía por las escaleras de la buhardilla que albergaba mi comodíssima cama y me dirigía al precioso rincón que Lisa ( mi anfitriona ) había dispuesto con porcelana china, cuberteria de plata y manteleria artesanal, para prepararme un café mientras escuchaba “New York Today” observando por los grandes ventanales las paredes de ladrillo visto del patio que con sus escaleras de incendio me certificaban que estaba en Nueva York.

Despues, mi ocupación consistía en decidir cual de todos los geles de baño con distintos aromas que Lisa ponía a mi disposición, sería el elegido para la ducha de ese día. seguidamente escojer del vestidor el look para ese día y abrir la puerta de mi habitación para encontrarme con dos amorosos perros que me daban los buenos días y una mujer fantástica que empezaba a prepararme con ilusión los mejores desayunos que nadie nunca podrá comer en Manhattan.

Mientras Lisa y yo empezabamos a comentar nuestros respectivos planes para ese día, yo abría la nevera, me servía un fantástico zumo y sorbo a sorbo daba gracias por estar viviendo esa experiencia.

Sentada en un taburete de la isla central de la enorme cocina, no me cansaba de contemplar el artístico loft de 200 metros cuadrados decorado con gusto y clase y en uno de los barrios más deseados de Manhattan.

Imagen

Estar viviendo en Tribeca era uno más de esos sueños hechos realidad. Mi pequeña familia durante esos días, Lisa y sus dos perros , completaban el cuadro idílico, y el aroma de la fritata recien preparada, o de los higos con queso de cabra y miel horneados, o de tostadas recien hechas, va a ser algo muy dificil de olvidar.

Imagen

Imagen

Abro los ojos y sé que ya estoy aquí en mi casa otra vez. Y no me quejo. Me encanta. me gusta mucho vivir donde vivo y me gusta la vida que llevo. Pero tomé la decisión de empezar a escribir este blog para compartir, con quien le apetezca, esas sensaciones, y para iniciar otras muchas aventuras y poneros al día de mis cosas.