Miami…

Miami

Me apetecía ahora que ya estamos en mitad del  invierno, recordar uno de los viajes más divertidos que he hecho ,aunque solo fue un alto en el camino, ya que me dirigía a otro destino del que ya os hablaré extensamente  la próxima semana,  Para mí,  que soy mujer de verano, eso de montarte en un avión en invierno, y al cabo de unas horas estar en pleno verano es una gozada

La idea era ir a Cartagena de Indias en Colombia, para ver a unos amigos que viven ahí, pero quise aprovechar el viaje para hacer un alto en el camino y conocer un lugar en el que no había estado nunca: Miami.
A pesar de que pasé tres noches ahí, sólo disponía de dos días completos para visitar la ciudad, así que, todo fue en plan visita express. Si vais en esta época del año vais a coincidir con el Coconut Grove arts Festival, que bien merece una visita aprovechando que visitas el barrio.
Miami Coconut Grove art Festival

Miami Coconut Grove art Festival

Cosas que no debes perderte si vas a Miami:
Pasear por Ocean- Drive , el paseo marítimo situado en South Beach. para mí, es demasiado turístico, pero si vas a Miami debes pasearte por ahí para ver las típicas imagenes a las que estamos acostumbrados en las películas y series rodadas ahí.
DSC02563
Aprovechando este paseo nos podemos dar una vuelta por el distrito Art-Decó, para ver en que consiste este movimiento artístico que surgió en el año 1920. Hazte una ruta por unos cuantos hoteles empezando por el extremo sur de Ocean drive a la altura de la calle 6 y hasta las calles 12 o 15.
Miami
Miami
Miami
Visita obligada a Little Havana. debemos ir a su calle más famosa ” La Calle Ocho “. Cogí un Taxi desde South Beach hasta el inicio de la calle ocho por unos 20 $.
después me monté en un Bus, y me fui hasta Coral Gables y Coconut Grove donde en esta época estan celebrando el Coconut Grove Art Festival. Buen lugar para quedarse a comer en cualquiera de los restaurantes que hay con vistas a la bahia.
Miami
Miami
Miami
despues un paseito por las tiendas y los centros comerciales.
Miami
Miami
Miami, da para mucho más. Si vais a quedaros más días evidentemente debéis aprovechar para hacer una visita a los Everglades, a los Cayos o a  Disney World.
Estuve alojada en dos lugares que no tienen nada que ver el uno con el otro. La primera noche la pasé por su proximidad al aeropuerto en un Típico Motel de carretera horroroso y de película de miedo, baratísimo, con unas habitaciones enormes  rarísimas. y un lugar lleno de pasillos y escaleras raras…. Ya os digo, de película de miedo total. por suerte al día siguiente me fui a South Beach y ahí me alojé en el Hotel Tropics, una mezcla entre Hotel/ Hostel con posibilidad de usar una cocina compartida, ambiente muy agradable, y en medio de todo lo importante de Miami Beach, cerca de la Española Way, y  Lincoln Road, y rodeado de muchas tiendas para ir de Shopping.
Miami
Desde este punto me levante un día muy temprano para ir al aeropuerto para montarme en un avión de Avianca destino a Colombia. Nos vemos ahí la semana que viene, con la colaboración de un invitado muy especial… no os lo perdáis!!!

Utopía, Vermouth and Jazz in Sitges….

Utopía, Vermouth and Jazz

Those of us who  are lucky to live in a mediterranean climate, could afford  certain luxuries, like in the middle of November enjoy  a sunny Sunday in the open air as if it was spring. If in adition to the wonderful day you are with good friends, life music, and  with a delicious vermouth or  a Bloody Mary made with Love, then you got it!!! one of those moments that feeds the soul, and makes the finishing touch to a wonderful weekend and you still want to come for more.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Last Sunday we were in Utopia ( a new  hotel concept that we didn´t have in Sitges, and which we so much like when we are looking for charming “hostels” ). The Sitges Big Band was in charge of deliting us with its melodies, rythms and sounds ( for more information here ).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

The Utopia is a welcoming place, very cool and I think that it has a very suitable name, because when you are there is easy to dream…

If you want to know more, here is the link to its facebook to keep updated about all the events they have weekly. And here you have the link to its website for rates and booking information.

Los que tenemos la suerte de vivir en un clima mediterráneo podemos permitirnos ciertos lujos, como en pleno mes de noviembre disfrutar de un soleado Domingo al aire libre como si estuvieramos en primavera. Si además el precioso día lo acompañas de buenos amigos, música en vivo , un delicioso Vermut o un Bloody Mary preparado con cariño, ya tienes uno de esos momentos que te alimentan el alma, y que ponen la guinda a un maravilloso fin de semana con ganas de repetir.

El  domingo pasado estuvimos en el Utopia ( un nuevo concepto de hotel que no teníamos en Sitges, y que tanto nos gusta a los viajeros que buscamos” hostels” con encanto).  La “Sitges  Big Band”  fue la que se encargó de deleitarnos con su música ( os dejo aquí más información )

El Utopia, es un lugar acogedor , muy chulo, y creo que tiene un nombre realmente muy adecuado, ya que cuando estás ahí es muy fàcil soñar…

Si quereis saber más os dejo el enlace de su facebook para enteraros de las actividades que organizan , y el enlace de su web para que veáis tarifas y podáis reservar alojamiento online aquí.

Ir a Boston desde Nueva York….

Si teneis la posibilidad de escaparos a Boston vais a tener la oportunidad de conocer una ciudad realmente bonita.   Vale la pena dedicarle mínimo dos días. Así que decidí que desde Nueva York iba a cojer un tren , para irme a Boston a pasar tres días, y realmente fue un acierto.

En mi caso organicé toda la salida con mucha antelación desde mi casa y hice todas las reservas por internet.  Aquí os dejo la página de los trenes que utilicé ya que a mi me gusta muchísimo más ir en tren que en autocar, por la comodidad de poderte levantar, y porque en autocar me mareo, pero que sepáis que hay autobuses con los que podéis hacer el trayecto a muy buen precio. A mi el viaje de ida y vuelta me costó 100 $ y el trayecto duró unas 3h 45 m. Desde luego lo que yo descartaría totalmente es el tema del avión. El tiempo que se pierde en el aeropuerto no compensa para nada, y además el tren tiene varias estaciones en Boston con lo cual podeis escojer según donde os alojeis la que más os convenga. el viaje por cierto fue muy cómodo además con la gracia que vas pasando por pueblecitos, y en el tren tenéis cafeteria ( con cómida igual de mala que en los trenes de aquí ) y Wi-Fi.

En cuanto al alojamiento, yo estuve barajando varias opciones. al ser solo dos noches no me importaba gastarme un poco más para estar en un buen hotel, pero navegando por internet me topé con la mejor opción y os puedo asegurar que acerté de lleno.

Jamás había estado alojada en un hostel ( albergue de toda la vida ) bueno claro cuando era estudiante sí, pero de eso hace ya mucho!!!, Y sinceramente por los comentarios de amigos que los utilizan a menudo tengo muy claro que hoy por hoy no es para nada el tipo de alojamiento que va conmigo. tengo que reconocer que me he vuelto muy señorita y que antes prefiero no viajar a estar incómoda y no alojarme en un sitio en condiciones, con unos mínimos requisitos que exijo , y por supuesto con el máximo glamour posible… sí, sí podeis llamarme pija si queréis, pero es lo que hay…

En fín, que ahora que ya conocéeis mi perfil y ya sabéis que soy más de alojarme en el Plaza o el Mandarin Oriental, que en un hotelito modestito de 2 o 3 estrellas, entenderéis que si os digo que el Hostelling International de Boston es fantástico, es porque realmente se sale de lo habitual. Es nuevo, moderno, limpio, alegre, ambiente muy joven aunque en él se aloja gente de todas las edades. La ubicación es inmejorable, está en el vértice de Chinatown, el Theatre District, i el Financial District, a unos diez minutos caminando del Boston Common ( el parque más antiguo del país ), cerca del metro ( muy útil por si queremos escaparnos a visitar Harvard ), y con distintas opciones para todos los bolsillos. Al ser un “hostel ” hay habitaciones compartidas en las que puedes alojarte reservando para un grupo, o bien solo compartiendo con desconocidos, en este caso los precios son realmente interesantes. supongo que dependerá de la época del año pero creo que salia por unos 40 $ la noche. Yo preferí mantener mi intimidad y reserve una habitación privada con baño privado, tele con canales de cable y cafetera en la habitación. Claro el precio nada que ver, pero igualmente me salió a menos de  la mitad de precio que el hotel que había mirado. Un tema importante es que para todos, sea cual sea la tarifa que cojas o el tipo de habitación, está incluido un desayuno de lo más completo para comer hasta que no puedas más a base de baggels, tostadas, muffins, cereales, fruta, zumos, huevos, y todo muy sano y con ingredientes naturales. Y por supuesto Wi-Fi gratuito en todas las instalaciones. ¿ Que más queréis?

Os dejo unas fotitos del sitio. os puedo asegurar que si vuelvo a Boston me alojaré ahí sin ninguna duda.

IMG-20130820-WA0001 IMG-20130820-WA0006 SAMSUNG

Bueno, ahora que ya sabéis como ir y donde dormir, en otros posts os explicaré que hacer cuando esteis allí.

Mi adorado Brooklyn…

Si teneis la suerte como yo de disfrutar de una estancia en Brooklyn, sin  limitaros a la típica visita de un día que injustamente le dedican la mayoría de turistas que aterrizan en Nueva York, sabréis de lo que hablo.

La primera vez que fui a Nueva York estuve investigando todas las zonas y barrios  para saber que era más adecuado para mí. Siempre tengo muy en cuenta ese aspecto ya que al viajar sola siempre pienso en los regresos a casa. Para realizar esa labor nada mejor que entretenerse en las páginas de airbnb destinadas a los vecindarios.

En cuanto empecé a rastrear Brooklyn, tuve muy claro que ese era uno de mis sitios. Así que una de las tres semanas que iba a pasar en Nueva York,  me alojé en Brooklyn. Aunque Brooklyn es enorme y tiene muchas zonas que no tienen nada que ver las unas con las otras. Hay algunas zonas que tuve la suerte de ver de casualidad de camino al aeropuerto en el Taxi, ya que este cojió un atajo y se adentro en un Brooklyn profundo que nada tenia que ver con lo que yo había visto. solo os diré que el Taxista, Antonio, era un dominicano muy grandote, y al pasar por uno de esos barrios activó los seguros del coche, y me dijo que jamás de la vida se le ocurriria parar ahi. Ese mismo día tambien pasé por la zona de Williamsburg donde viven todos los judíos Ortodoxos, y realmente es para alucinar como van vestidos, peinados, como viven, y las historias que me explicó Antonio. así que debo agradecerle que me hiciera una ruta de contrastes realmente interesante y gratis.

Volviendo a mi adorado Brooklyn, el barrio que escojí para mi estancia durante esa semana fue Brooklyn Heights. Y no me equivoqué!!

Pero eso lo vamos a dejar para otro post….

.

Brooklyn Heights Promenade

Brooklyn Bridge

Recuerdos de Tribeca…

Las primeras semanas de mi regreso del viaje a Nueva York, seguía despertandome por las mañanas preguntandome donde estaba.

Echo de menos esa sensación de levantarme cada día pensando que estaba en el capítulo de una serie.

Descendía por las escaleras de la buhardilla que albergaba mi comodíssima cama y me dirigía al precioso rincón que Lisa ( mi anfitriona ) había dispuesto con porcelana china, cuberteria de plata y manteleria artesanal, para prepararme un café mientras escuchaba “New York Today” observando por los grandes ventanales las paredes de ladrillo visto del patio que con sus escaleras de incendio me certificaban que estaba en Nueva York.

Despues, mi ocupación consistía en decidir cual de todos los geles de baño con distintos aromas que Lisa ponía a mi disposición, sería el elegido para la ducha de ese día. seguidamente escojer del vestidor el look para ese día y abrir la puerta de mi habitación para encontrarme con dos amorosos perros que me daban los buenos días y una mujer fantástica que empezaba a prepararme con ilusión los mejores desayunos que nadie nunca podrá comer en Manhattan.

Mientras Lisa y yo empezabamos a comentar nuestros respectivos planes para ese día, yo abría la nevera, me servía un fantástico zumo y sorbo a sorbo daba gracias por estar viviendo esa experiencia.

Sentada en un taburete de la isla central de la enorme cocina, no me cansaba de contemplar el artístico loft de 200 metros cuadrados decorado con gusto y clase y en uno de los barrios más deseados de Manhattan.

Imagen

Estar viviendo en Tribeca era uno más de esos sueños hechos realidad. Mi pequeña familia durante esos días, Lisa y sus dos perros , completaban el cuadro idílico, y el aroma de la fritata recien preparada, o de los higos con queso de cabra y miel horneados, o de tostadas recien hechas, va a ser algo muy dificil de olvidar.

Imagen

Imagen

Abro los ojos y sé que ya estoy aquí en mi casa otra vez. Y no me quejo. Me encanta. me gusta mucho vivir donde vivo y me gusta la vida que llevo. Pero tomé la decisión de empezar a escribir este blog para compartir, con quien le apetezca, esas sensaciones, y para iniciar otras muchas aventuras y poneros al día de mis cosas.