Ya he vuelto….

Nueva York
Estoy muy, muy, muy , muy feliz! Y os puede sorprender porque realmente no es una manera muy normal de llevar la depresión post-vacacional ( que sí, que la tengo, y mucha, y a eso súmale un jet lag que a mi me duró más que a nadie, y que un día duermo 13 horas y al siguiente 3…). Pero mi alegría no está relacionada con la vuelta al trabajo, sinó con que al volver de Nueva York entré en las estadísticas del blog y me encantó porque tengo un record de visitas, que la verdad no me esperaba ya que ultimamente escribo poco y en agosto solo publiqué el post diciéndoos que me iba, y me largué. y escribí muchisimo pero no publiqué nada (algunas fotos en facebook…). Pues no os podéis imaginar la de gente que ha entrado, para consultar mis posts  sobre que ver en Londres en pocas horas, rutas por París, o Brooklyn, consejos para viajar a Nueva York, donde tomar el “afternoon tea”en Londres, etc…Y eso de verdad que me hace feliz, ya que la idea de organizar el blog de esa manera fue precisamente para que pudiera ser útil a alguien y si puede servir para eso….OLÉ!!!

Dicho eso…..
Ya he vuelto…y ha sido….GENIAL!!!! Me llevo muchas cosas de este viaje, pero hay una parte importante de factor humano, que me ha ayudado mucho a que fueran unas vacaciones de lo más inolvidables, y muy neoyorquinas a lo Sex and the Citty! Sí, de verdad, me he sentido en más de una ocasión como Carrie Bradshaw correteando por las calles del Village, yendo a pasar unos días a Long Island a casa de una amiga, ayudando con los últimos preparativos a otra amiga que se casaba en las Vegas en  tres días (¡que subidón de emociones esa semana!!), tomándome una copa en uno de los roof-tops más alucinantes de la ciudad, para después cumplir un sueño ( que sí, que los sueños se cumplen…), o entrando en un bar de lo más frikkie ( un antro por fuera al que no se me hubiera ocurrido nunca entrar ) para hacerme una manicura mientras me tomaba un cosmopolitan con otra amiga. Hasta he tenido la ocasión de compartir piso con una pareja de Argentinos encantadores con los que espero que continue la amistad por mucho tiempo ( porque he visto que realmente si hay feeling y buena onda, da igual que pasen dos años y haya por el medio miles de kilómetros, las cosas se retoman justo donde se dejaron, pero con más intensidad ), y miles de situaciones más …y es que  es lo que tiene Nueva York:  que me hace sentir como si cada día fuera un capítulo distinto de una serie.
Y todo eso sin olvidarme de la parte cultural, galerías, conciertos y museos, ya que había algunos a los que no había ido ( Guggenheim, Museo de Historia Natural, La Neue Gallerie,, el Whitney..),tambien tuve ocasión de  subir a dos edificios emblemáticos: el Empire, y el One World Trade Center. Ya os comentaré sobre estos dos, porque para mí el primero no vale la pena el dinero que te dejas ( no fue mi caso porque yo fui gracias a una de mis amigas, que además consiguió que nos llevaran por la ruta VIP a la última planta ), pero el segundo, la verdad me encantó ( además no es solo subir y ya está, hay todo un montaje que vale la pena.
En fin de cada una de estas historias es de lo que quiero escribir los siguientes posts, que ya sabéis que ahora van a un ritmo digamos algo lento.
De momento os dejo aquí unas fotos para ir calentando motores.
Y muchas gracias a los que os tomáis la molestia de leer hasta el final. Y a los que entráis por primera vez a mi blog,ya que estáis ¿por qué no os quedáis? Subscribiros al blog. Si queréis ser los primeros en enteraros de cuando he publicado un nuevo post y  recibir en vuestro mail notícias frescas y confidencias privadas, ya sabéis…arriba a la derecha ponéis vuestro mail y ahí me tendréis ( a veces pasa mucho tiempo sin que sepáis nada, o sea que no soy nada pesada…), Y si lo estáis viendo desde el móvil, dadle hasta el final de la página y ahí está donde tenéis que hacerlo.
Y si sois más de facebook, aquí está mi página donde veréis algunas fotos diferentes,
Bueno ya os he puesto deberes…
Aquí tenéis las fotos prometidas…Hasta pronto…..
Nueva YorkNueva YorkNueva YorkNueva York

Volviendo a hacer las maletas… Nueva York me espera

Haciendo_las-Maletas_New_York

 

Parece mentira pero por fin ha llegado el dia….

Cuando hace dos años regresé de Nueva York, tenía muy claro que volvería y hoy me encuentro otra vez preparando las maletas. Una enorme, una pequeñita, mi bolso con mil cosas (para variar..) y una mochila gigante invisible que atravesará cualquier control de seguridad con el equipaje más importante de todos: en ella levo todas las ilusiones acumuladas durante estos dos años, todas las promesas que le hice a la ciudad cuando me despedía, todas las emociones que nacieron ahi y que no caducan y una sensación muy familiar de regresar a casa, a un lugar que me pertenece. Y en esta mochila invisible tambien van esas voces gritonas que tengo en mi cabeza y que forman parte de toda la carga acumulada durante meses por el cansancio y el stress y que Nueva York me va a permitir silenciar. Porque sí, amig@s necesito ya hacer esta escapada, desconectar de todo durante tres semanas, dedicarme solo a mis pensamientos.
 Cuando llevo mucho tiempo sin desconectar, siguiendo el ritmo que me marcan las circumstancias (trabajo, entorno, obligaciones, compromisos, vida social, cenas, comidas, fiestas, celebraciones, etc…) mi mente budista me dice que ya basta, que si sigo así voy a explotar. Necesito desaparecer. Y aunque suene un poco raro, a mí , viajar sola a Nueva York me sirve de balneario, de spa, de centro de belleza, de terapia,  Hay personas que para hacer este tipo de curas se van a la India o a una isla perdida de Tailandia, donde seguramente algun día acabaré aterrizando yo, pero hoy por hoy mi llamada de la selva está en Nueva York.
Asi que voy para allá. Compartiré con vosotros algunas fotos y momentos a través de facebook (así que si no os queréis perder nada seguidme en facebook), pero seguramente me dedicaré a escribir por el sistema tradicional, en una libretita y a mano, para dejar ir todo sin correcciones, y cuando regrese decidiré que tipo de posts colgaré en el blog. Probablemente dos o tres posts resumiendo mi experiencia y tal vez algunos de lugares que querré compartir con todo aquel que aterrice por mi blog.
Como el sistema de la otra vez me funcionó muy bien, vuelvo a repetir experiencia y cada semana estaré en un barrio diferente que nada tienen que ver los unos con los otros, pero que tienen una cosa en común: Me muero de ganas de estar alojada ahi!!! Són tres barrios distintos a los del año pasado.
La primera semana estaré en el Upper West Side en el lado oeste de Central Park, así que ya sabéis que haré todas las mañanas después de tomarme mi te: Salir a recorrer ese pedazo de pulmón que oxigena Manhattan.
La segunda semana me trasladaré a mi queridisimo Brooklyn, pero esta vez he escojido Williamsburg, lleno de arte, cultura estupendas vibraciones, y con unas fantásticas vistas desde el otro lado del río del Skyline de Manhattan.
Y la última semana me voy al West Village a empaparme de toda la energía, de uno de los barrios con más movimiento de Manhattan, uno de los más adorados por los Neoyorquinos, y con muchísimas cosas por hacer en los barrios colindantes. El East village, Meatpacking district , o Chelsea con mil galerías de arte. Y todo ello presidido por el High Line.
Muchas personas me preguntan porque me cambio de barrio cada semana, y para mi es básico, ya que para empaparme bien de la esencia de cada barrio, necesito pasar la noche ahí, y lo más importante necesito dormir, alimentar los sueños, y despertarme ahí. No me sirve ir de visita un dia a Brooklyn y hacer 4 fotos. Necesito vivirlo con toda la profundidad posible, y sumergirme de lleno en la vida que ocurre en cada lugar para no tener la sensación de que lo he pasado por encima. Para recordarlo bien tengo que haber sentido que formo parte del entorno. Al final lo que queda son ese tipo de huellas, y son las que ahora mismo necesito.
En fin, que voy cerrando ya las maletas.
Hasta pronto! New York is waiting for me…

Efecto Nueva York…

Estoy en plena efervescencia! Hace un tiempecillo que tengo un amor loco, apasionado, de los que me llenan…Digamos que es una relación abierta ya que no acabo de ser totalmente fiel. Pero sí leal, honesta y sincera ( estás características son mucho más importantes que la fidelidad ) y después de dos años en que no he dejado de recordar, nos vamos a volver a reencontrar. Voy a retomar mi affaire con la ciudad de la que me enamoré dos veranos atrás…

New York

En cuanto llega la confirmación de mi vuelo a la bandeja de entrada, se desencadena todo. El efecto Nueva York…

Echaba de menos esta sensación. Y a pesar de ser la segunda vez que emprendo esta “aventura” en solitario, mi cuerpo y mi mente estan teniendo las mismas reacciones: pulso y respiración acelerada , ilusión a lo largo de todo el día, ganas de madrugar ( más…), lo que significa dormir poco porque me despierto con unas ganas locas de seguir con lo que dejé a medias el día anterior, o de ver si me han contestado los emails que he enviado a mis futuros anfitriones de Nueva York, o de buscar y rebuscar entre hoteles, para recrearme en encontrar los que serán mis alojamientos durante las tres semanas en las  que me reencontraré con la ciudad donde confluye parte de la energía universal ( ya sabéis que soy un poco frikkie con este tema de las energías…os cuento mi teoría en otro post ). La ciudad que me sacude, me recarga, me eleva, me da paz… ciudad a la que voy feliz simplemente por estar ahí.
Aún quedan 6 meses para que me vaya pero el proceso ya se ha iniciado y el efecto Nueva York se está regenerando en mi, aunque…nunca se fue. Desde que entró no pude dejarle ir.
En dos años, una ciudad que evoluciona tanto, me estará esperando con un montón de rincones nuevos, de gente que aún no conozco pero que el universo ya ha puesto en mi camino para mí. Pero también me reencontraré con personas que conocí, personas que fueron importantes en la construcción de esa mi primera aventura.

Dicen que segundas partes nunca fueron buenas, y yo estoy muy de acuerdo con eso ( aunque hay siempre excepciones que confirman la regla..), pero esto no es una segunda parte, es un nuevo capítulo de una historia que empezó unos años atrás, el día que decidí dejar atrás todas las tristezas, penas y lastres y coger las riendas de mi nueva vida, y en medio de esta nueva vida, en uno de los capítulos decidí ir a Nueva York, y dejé expresamente muchísimas cosas por ver y hacer, porque tenía muy claro que iba a volver y que volvería este año.
Llevo días sin escribir ningún post, y no tengo ni idea de cuando volveré a escribir otro antes de que me vaya ( desde ahí tened por seguro que voy a escribir muchísimo, ya que es una de las cosas con las que disfruto en mis viajes ). Pero hoy por hoy voy a escribir solamente cuando el cuerpo me lo pida. Estoy actualmente en una fase más analítica, de observación, investigación y recopilación de datos. Leo muchísimo más de lo que escribo y escucho muchísimo más de lo que hablo. No me acuerdo de llamar a nadie, porque no me doy ni cuenta y pasan las horas y los días volando. Estoy en una nube, feliz, flotando, disfrutando de cada minuto que paso en soledad delante del ordenador o de un libro…el teclado saca humo, tengo abiertas mil pestañas, me regodeo de lo afortunada que soy de poder disfrutar de lo que estoy disfrutando, de cómo me deleito imaginando lo que haré cuando esté ahí. Y una vez más, aunque dispongo de tres semanas, se me van a hacer cortísimas. La primera vez que fui a Nueva York, alguien me dijo que esa ciudad no me la iba a acabar. Sé que cuando vuelva tendré exactamente la misma sensación: Nueva York no me la acabo… Para empezar me voy a alojar en tres barrios distintos a los tres en los que estuve la otra vez. Pero eso lo dejo para otro post.
Mientras, para aquellas personas que aterrizáis en mi blog por primera vez y ya estáis preparando vuestro viaje a Nueva York, os dejo todos los posts con toda la información sobre Nueva York, buscar alojamiento, escoger barrio, que ver en Nueva York, y pensamientos personales sobre la ciudad. Aquí tenéis el link.

Y recordad que si queréis recibir todas las actualizaciones junto con algun que otro contenido extra en vuestra bandeja de entrada, sólo tenéis que rellenar el formulario de subscripción que os aparece arriba a la derecha.

Muchas gracias por leerme y por seguir aquí.

Puesta de sol en el Louvre…

Sunset at Louvre

 

La puesta de sol siempre me ha fascinado. Es más en muchas de mis vacaciones, observar la puesta de sol se ha convertido en uno de los eventos favoritos a los que asistir. Simbólicamente el fenómeno de la puesta de sol va asociada a finales de etapas, pero por supuesto también al inicio de nuevos ciclos, ya que para que empiece un nuevo día debe finalizar el que le precede .

Además es fantástico para la meditación, ya que a esa hora lo normal es que las energías estén más aquietadas (y si no lo están, sentarse a ver la puesta de sol es un arma muy poderosa para conseguirlo).

Mientras estas observando la puesta de sol, también es muy buen momento para hacer balance de como ha ido el día, agradecer por todo lo bueno que has vivido, por todo lo que has disfrutado, y apreciar la bonita vida que tienes.

En los días especialmente duros, es un muy buen momento para tratar de ver que podemos aprender de lo que hemos vivido en ese día, como nos puede hacer crecer la experiencia por la que estamos pasando, y es un buen momento también para permitirnos encontrar la paz, y reconciliarnos con nosotros mismos y con el mundo, agradeciendo que al día siguiente vamos a tener la oportunidad de empezar el día de cero y con las energías bien cargadas.

Si no eres de las personas a  las que les gusta  filosofar tanto, simplemente relájate, sonríe y disfruta.

Asociamos normalmente las puestas de sol, con lugares despejados, como puede ser en una playa o en un bonito rincón entre las montañas. Pero hoy quiero compartir con vosotros, uno de los lugares más especiales donde he podido disfrutar de la puesta de sol. Desde las pirámides del Louvre en París.

Era un espectáculo que trataba de disfrutar siempre que podía, ya que tuve dos grandes suertes en mi último viaje a París: La primera fue que el tiempo era espectacular y salió el sol todos los días, y la segunda fue que desde el precioso apartamento donde me alojaba, tenía el privilegio de solo tener que cruzar la calle para estar disfrutando de esta maravilla.

Aquí te dejo alguna de las imágenes. No me canso de mirarlas, así que espero tambien a ti te transporten a ese lugar mágico…

Sunset at Louvre

Sunset at Louvre

Sunset at LouvreSi quieres que te avise por mail cuando publique un nuevo post, recuerda que solo debes poner tu nombre y mail en el formulario de subscripción. Y además junto con el post recien salido del horno recibirás contenidos extras no publicados. ¡Feliz semana!

Un paseo por los tejados de París…

Tejados de París

La primera vez que estuve en París, hace ya muchísimos años sólo tenía tres días para ver todo lo que se supone que tenía que ver, y el resultado fue que terminé agotada, no sentía las piernas, y lo peor de todo es que pasaron los años y no me quedó ningún recuerdo de como era la ciudad.Supongo que eso tambien se debió a que hice la visita de la mano de alguien que vivía ahí, y cuando eso ocurre, te limitas a seguir a esa persona, y no debes esforzarte por preguntar ni averiguar como se va  a los sitios. Eso te permite ganar en tiempo pero a cambio te pierdes la experiencia de la aventura y de descubrir. Lo que se traduce en general en algo sin gracia, ni factor sorpresa, y por supuesto se va mucho antes de la memoria.

No tenía ni siquiera una ligera idea de donde estaban ubicados los barrios, donde estaba la Tour Eiffel, cómo había hecho para llegar a Montmartre…

Pero hay algo que nunca se me olvidó y que era lo único que podía decir de París, durante mucho tiempo: lo mucho que me habían gustado sus tejados. Y  me siguen gustando muchísimo. Cuando me paseo por París  a menudo voy mirando hacia arriba ( casi más que en Nueva York) y es que me encantan sus tejados, sus buhardillas, sus áticos.

Así que hoy he querido dedicar el post a los preciosos tejados de París. aquí os dejo una muestra.

Tejados de ParísTejados de ParísTejados de ParísTejados de ParísTejados de ParísTejados de ParísTejados de ParísTejados de ParísTejados de ParísTejados de ParísTejados de ParísTejados de ParísTejados de ParísTejados de París

Si te has perdido las otras entradas sobre París, aquí te  dejo el enlace: Travel Guides-París

Y recuerda  que si no te quieres perder ninguna entrada, tienes que rellenar  el formulario para subscripciones por mail, para que de esta manera puedas recibir de primera mano y con contenidos extra todo sobre experiencias, truquillos, y recomendaciones.