Un destino, muchos viajes…..

Cada viaje a Nueva York ( o a cualquier destino ) que emprende alguien va a ser una aventura totalmente distinta, y cada uno va a diseñar, construir, inventar y vivir su propia realidad. En ocasiones será un viaje de sensaciones y sentimientos donde lo menos importante sea lo que se va a visitar, sinó lo que se siente cuando se está ahi, y como se vive. Lo que para alguien puede ser un recuerdo imborrable, para otra persona será un momento más de los que se han vivido mientras uno se dirigía hacia otros lugares. Montarse en el Subway de New York para algunas personas será simplemente utilizar un medio de transporte, y para otras personas entre las que me incluyo yo, es una atracción más, un entretenimiento más, un despliegue de culturas, razas y condiciones, un lugar donde siempre estar con los ojos abiertos para poder disfrutar de toda su esencia … En otras ocasiones será un viaje cultural porque Nueva York da para mucho, en otras ocasiones será un viaje de típicos y tópicos ( Times Square, Empire State, Estatua de la Libertad, Central Park, comer hot dogs y hamburguesas, cruzar el puente de Brooklyn…). En otras ocasiones será un viaje de abrir puertas a nuevas personas en tu vida, que permitan ampliar tus circulos y tus conocimientos, poder convivir con ellos, saber de verdad que es lo que siente un Neoyorkino, que diferencias tan abismales hay entre lo que te explica uno y otro en función de su status económico-social,….Tambien habrá quien realice este viaje en busca de oportunidades, o para dar un cambio radical al rumbo de su vida, etc…

En mi caso, fue una mezcla de todo y si solo tuviera la oportunidad de resumir mi viaje en una sola frase diría :” Ha sido una experiencia fantástica, enriquecedora y totalmente a la altura de las expectativas”.

Un apunte más, el viaje lo hice sola, y eso añadió más encanto a toda la experiencia. Sinceramente creo que todos deberíamos hacer por lo menos un viaje solos, y Nueva York es una ciudad ideal para ir solo.

Top of the Rock.

Rutas por Brooklyn ( Primera parte )

La semana que pasé en Brooklyn Heights, fue como vivir en un cuento. Por muchos este barrio está considerado como el Upper East Side de Manhattan, por su estilo y elegancia clásica. sus calles arboladas ( tree lined streets ), su tranquilidad, y sus casas impolutas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ubicación inmejorable por su paseo a lo largo del agua ( Promenade ), el Brooklyn Bridge Park ( para pasear, ir en bici,celebrar picnics… ), y por la cercanía con DUMBO ( Down Under the Manhattan Bridge Overpass ).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Despertarme cada día en medio de este escenario, caminar por Montague street hasta el Promenade para disfrutar del Skyline del Financial District, pasear hasta el puente sin abandonar el parque, adentrarme en DUMBO pasando por debajo del puente, y aparecer en la mini playita justo debajo entre los dos puentes, eran unos de los muchos placeres diarios de los que podía disfrutar.

Ice Cream in DUMBO

La mejor experiencia que he tenido comiendome un helado ha sido justo ahí, entre los puentes de Brooklyn y Manhattan mientras veia la puesta de sol.  os puedo asegurar que podría haber estado ahí, horas y horas y horas.  Y en ese momento sólo pasaba por mi cabeza una cosa, ese era mi sitio, yo pertenecía a ese lugar.

Mi adorado Brooklyn…

Si teneis la suerte como yo de disfrutar de una estancia en Brooklyn, sin  limitaros a la típica visita de un día que injustamente le dedican la mayoría de turistas que aterrizan en Nueva York, sabréis de lo que hablo.

La primera vez que fui a Nueva York estuve investigando todas las zonas y barrios  para saber que era más adecuado para mí. Siempre tengo muy en cuenta ese aspecto ya que al viajar sola siempre pienso en los regresos a casa. Para realizar esa labor nada mejor que entretenerse en las páginas de airbnb destinadas a los vecindarios.

En cuanto empecé a rastrear Brooklyn, tuve muy claro que ese era uno de mis sitios. Así que una de las tres semanas que iba a pasar en Nueva York,  me alojé en Brooklyn. Aunque Brooklyn es enorme y tiene muchas zonas que no tienen nada que ver las unas con las otras. Hay algunas zonas que tuve la suerte de ver de casualidad de camino al aeropuerto en el Taxi, ya que este cojió un atajo y se adentro en un Brooklyn profundo que nada tenia que ver con lo que yo había visto. solo os diré que el Taxista, Antonio, era un dominicano muy grandote, y al pasar por uno de esos barrios activó los seguros del coche, y me dijo que jamás de la vida se le ocurriria parar ahi. Ese mismo día tambien pasé por la zona de Williamsburg donde viven todos los judíos Ortodoxos, y realmente es para alucinar como van vestidos, peinados, como viven, y las historias que me explicó Antonio. así que debo agradecerle que me hiciera una ruta de contrastes realmente interesante y gratis.

Volviendo a mi adorado Brooklyn, el barrio que escojí para mi estancia durante esa semana fue Brooklyn Heights. Y no me equivoqué!!

Pero eso lo vamos a dejar para otro post….

.

Brooklyn Heights Promenade

Brooklyn Bridge